La hermosa doncella de las cenizas

La hermosa doncella de las cenizas.
Sinopsis.
Desde la muerte de su padre, Alma, trabajó como criada de su propia casa, bajo las ordenes de su madrastra y hermanastras. Hasta que un día, se encuentra con un espíritu en el bosque.

Parte 1

En un pequeño reino, vivía una joven de hermoso cabello dorado y ojos tan azules, como cuando el cielo se refleja en el mar, su nombre era, Alma. Cuando Alma era muy pequeña, su madre, murió de tuberculosis. Pero poco tiempo después, su padre, que era Lord, acudió a una fiesta de palacio donde se enamoró de unas de las sirvientas. Ella tenía el pelo rojo, y la piel muy blanca, sus enormes ojos verdes le recordaban al más hermoso diamante. El lord se acercó a ella y la invitó a bailar, pero la sirvienta se lo negó.
─Lo siento mi señor, no tenemos permitido acercarnos a los invitados.
─Soy el mejor amigo del rey, no te pasará nada ─le mintió.
La doncella creyó en su palabra y le agarró la mano.
─Mi nombre es Odys ─ le dijo la doncella mostrándole una dulce sonrisa, una sonrisa tan gentil, como misteriosa.
─Mucho gusto, preciosa. Mi nombre es Glorius.

Pasó el tiempo, y ambos se casaron. La que antes era una sirvienta de un castillo, se había convertido en la esposa de un lord. Odys tenía dos hijas que eran mellizas; Lucrecia y Griselda. Ambas hijas venían del anterior matrimonio de Odys, aunque ellas nunca conocieron a su padre, ya que murió, siendo ellas muy pequeñas.

Desde que la madre de Alma y esposa de Oskar murió, la pequeña había tenido unos meses muy grises, pero su vida tornó a un mundo lleno de color cuando conoció a su nueva madre y hermanas. La pequeña era muy feliz. Su única compañía era los ratones de la casa. Todo iba de maravilla, eran una familia común y corriente, Odys, le mostró el mismo amor a la pequeña Alma, como si fuese una de sus hijas. Pero una noche, mientras cenaban, el padre de Alma comenzó a toser sangre sin parar, pareciese que se estuviese ahogando, la garganta de ardía fuertemente. El sufrimiento no duró mucho tiempo, puesto que murió, posando su cabeza encima de su plato. Odys y las niñas gritaron desesperadamente.
─ ¡Glorius! Exclamó Odys.
─Papá … ─Dijo Alma con un sollozo…No pasó mucho tiempo hasta que fue el entierro de Glorius, la pequeña Alma no podía parar de llorar en la tumba de su padre, se había quedado huérfana y desprotegida.

Después del entierro del Lord, Odys y las niñas se fueron a su casa. Alma subió a su habitación para seguir sufriendo la pérdida de su padre. Mientras lloraba, Odys entró en su cuarto, y entonces le dijo:─Querida hija mía, me apena mucho ver… como mojas estas sabanas, con tus horribles lágrimas. ─Agarrándola del brazo le dijo: ─Esta ya no es tu habitación.
La pequeña niña no entendía porque su nueva madre le hablaba así. Odys llevó a Alma, arrastrándola hasta el húmedo sótano.
─Permanecerás aquí encerrada hasta que sepa que hacer contigo.

Pasaron los años y la pequeña Alma se había convertido en una hermosa joven. Cuando Oskar murió, Odys heredó todas sus posesiones, no tenía ninguna responsabilidad con Alma. Entonces, le permitió vivir en su casa, pero no como una más de la familia, sino como la sirvienta de la casa.